PARA ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO:

1.- No consumas ningún maíz que no diga claramente que no es transgénico.
2.- Envía un correo al Ministerio de Medio Ambiente con este texto u otro similar: "QUIERO QUE SE PROHIBA EN ESPAÑA EL CULTIVO Y EL CONSUMO DE PRODUCTOS TRANSGÉNICOS, ADEMÁS DE QUE SE ESPECIFIQUE CLARAMENTE EN LOS ETIQUETADOS QUE PRODUCTOS SON TRANSGÉNICOS".
3.- Difunde este blog y cualquier noticia al respecto.
4.- Envía un correo a las principales productoras comunicándoles tu decisión (se facilitarán los correos).
5.- Envía un correo a las principales cadenas de supermercados (se facilitarán correos).
7.- Envía correo a los diferentes partidos comunicándoselo.
7.- Usa el boca a boca tradicional y las redes sociales.
8.- Infórmate.
7.- Aportando cada uno un granito no transgénico nos daremos cuenta de lo fácil que es. Está en nuestras manos.
¡VAMOS A ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO!
¡QUÉ NO LES QUEPA DUDA!


martes, 12 de octubre de 2010

Prohibir los transgénicos: ¿un asunto de cada Estado de la UE?

Cada Estado de la UE podría decidir si prohibir o permitir los transgénicos; la propuesta debe pasar aún por el Parlamento y el Consejo. Un juego sucio, según los medioambientalistas


La Unión Europea está a punto de permitir que cada estado miembro decida si prohibir o permitir el cultivo de organismos genéticamente modificados (GMO). El comisario europeo de Salud, John Dalli, declaró que los Estados requieren más flexibilidad para decidir cómo integrar los GMO a los cultivos tradicionales y orgánicos y niega que la Comisión esté polarizada. “La Comisión Europea no está a favor ni en contra de los GMO y su cultivo. Pero en el mundo actual son una realidad y Europa no puede quedarse paralizada y negar su responsabilidad política de tomar decisiones e implementar regulaciones de innovación responsable”.


Mon810, el único


En el sistema actual, el único GMO permitido es un tipo de maíz, MON 810, que está prohibido en seis Estados, entre ellos Francia y Alemania. Los favorecedores de este cultivo resaltan que sus beneficios incluyen mayores ganancias y una mayor resistencia a los agentes patógenos, lo que implica menos fertilizantes y pesticidas. Los críticos requieren de más datos científicos para probar que los GMO son seguros. Stephanie Hundsdorfer, representante de Greenpeace, opina que las propuestas de la Comisión no ponen el punto sobre la í, pues las prohibiciones nacionales están bien, pero no tienen sentido sin chequeos de seguridad a nivel europeo. “En 2008 los 27 gobiernos europeos solicitaron a la Comisión verificar la seguridad para los GMO a nivel europeo; la Comisión no ha actuado”.


Medioambientalistas acusan a la UE de impulsar a los Estados a abandonar sus preocupaciones por la seguridad y preferir la libertad de escoger. Y tachan de peligroso el aprobar más cultivos. Para José Luis Romeo Martín, agricultur de GMO de 48 años del valle del Ebro en España, toda prohibición carece de sentido. Viene cultivando maíz transgénico Mon810 en su finca de 300 hectáreas desde hace ocho años a partir de que una plaga acabó con el 40 por ciento de su cosecha. Romeo Martín opina que la postura europea anti GMO se debe a la hipocrecía política; en su opinión, los europeos no han entendido que los productos transgénicos están hace rato en el mercado a través de fáciles importaciones de otras partes del mundo. LEER +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada