PARA ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO:

1.- No consumas ningún maíz que no diga claramente que no es transgénico.
2.- Envía un correo al Ministerio de Medio Ambiente con este texto u otro similar: "QUIERO QUE SE PROHIBA EN ESPAÑA EL CULTIVO Y EL CONSUMO DE PRODUCTOS TRANSGÉNICOS, ADEMÁS DE QUE SE ESPECIFIQUE CLARAMENTE EN LOS ETIQUETADOS QUE PRODUCTOS SON TRANSGÉNICOS".
3.- Difunde este blog y cualquier noticia al respecto.
4.- Envía un correo a las principales productoras comunicándoles tu decisión (se facilitarán los correos).
5.- Envía un correo a las principales cadenas de supermercados (se facilitarán correos).
7.- Envía correo a los diferentes partidos comunicándoselo.
7.- Usa el boca a boca tradicional y las redes sociales.
8.- Infórmate.
7.- Aportando cada uno un granito no transgénico nos daremos cuenta de lo fácil que es. Está en nuestras manos.
¡VAMOS A ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO!
¡QUÉ NO LES QUEPA DUDA!


martes, 26 de octubre de 2010

Greenpeace denuncia a FAO por apoyar cultivos transgénicos en México

La GRAN ÉPOCA

Greenpeace denunció a la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) por avalar y apoyar el establecimiento de cultivos transgénicos tanto en México como en otros países en desarrollo, así lo confirma El informador.
La organización ambientalista, externó su inquietud por la Conferencia Técnica Internacional sobre Biotecnologías Agrícolas que se llevará a cabo en la ciudad de Guadalajara, México, en marzo del 2011.
Greenpeace afirma que es lamentable el hecho que se otorguen más de 900.000 dólares a dicha conferencia que sirve solo para intentar "limpiar la imágen" de tecnologías que destruyen el medio ambiente con sus plaguicidas y que usa un sistema de patentes que termina por eliminar la agricultura clásica.
"Lo único que hacen este tipo de herramientas es asegurar que la industria obtenga el monopolio de las semillas que alimentan al mundo", proclamó Greenpeace.
A finales de 2009 el gobierno de México otorgó la autorización para plantar el maíz transgénico de manera experimental en terrenos asilados de las zonas pobladas, con el fin de favorecer a empresas transnacionales.
De esta manera, más de 80 organizaciones de México y de otros países, colaboraron dirigiendo una carta a la FAO, declarando su inconformidad por el apoyo a los cultivos transgénicos de maíz.
Adelita San Vicente, representante de la organización “Semilla de Vida” manifestó que el cultivo de maíz transgénico en México llevaría al fin de de las 59 especies de maíz en este país. Considerando que México se encuentra entre uno de los ocho centros productores de maíz más importantes a nivel internacional.
La asociación ambientalista Greenpeace ha trabajado en este tema desde 1999 manifestando su desacuerdo del cultivo de maíz transgénico en México, a su vez en diferentes países se esfuerza para evitar los cultivos transgénicos y así asegurar a la población que contará con alimentos de calidad y confiables.
“En contra del sentido común, de la ley, de la responsabilidad que tenemos de cuidar nuestro patrimonio natural y a pesar de que organizaciones, consumidores, científicos y campesinos nos oponemos a la liberación de maíz transgénico en nuestro país, el gobierno autorizó la siembra experimental de maíz transgénico en territorio nacional a finales de 2009, con el fin de favorecer a las empresas (Monsanto, Pioneer, Dow, entre otras), que están desarrollando variedades transgénicas de ese grano”.
El glifosfato, un producto asociado a los productos transgénicos, está catalogado por la Unión Europea como “peligrosa para el ambiente” y “tóxica para los organismos acuáticos”, señaló el científico uruguayo Claudio Martinez Debat durante el diálogo/taller Maíz Trangénico, informó el 23 de octubre Greenpeace.
“Muchos estudios recientes han mostrado que formulaciones y productos metabólicos asociados con este herbicida causan la muerte de embriones, placentas y células umbilicales humanas in vitro, aún en bajas concentraciones (10.000 veces menos que la concentración recomendada para su uso). Estos estudios de científicos norteamericanos y franceses permiten clasificar al glifosato como un disruptor endocrino (capaz de alterar el equilibrio hormonal de los organismos)”.
Los doctores Takeo Angel Kato y Eckart Boege Schmidt, miembros también de la Unión de Científicos comprometidos con la Sociedad, UCCS, explicaron que los productos geneticamente modificados de un maíz contamina a las especies nativas y cuando esto ocurre, no habrá solución pues será imposible eliminar dichos contaminantes de las poblaciones nativas.
El doctor Alejandro Polanco explicó que “con los transgénicos perdemos todos, aún las mismas transnacionales. El productor pierde en poco tiempo, luego pierde también el consumidor, porque los transgénicos representan grandes riesgos a la salud. Pierde también la sociedad porque se afecta a la biodiversidad del maíz y se contaminan los stocks de variedades nativas (también llamadas “criollas”). Pero también pierden las empresas semilleras porque su fuente de renovación es el germoplasma nativo de México y del mundo, y si éste se contamina sus productos serán obsoletos e inservibles”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada