PARA ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO:

1.- No consumas ningún maíz que no diga claramente que no es transgénico.
2.- Envía un correo al Ministerio de Medio Ambiente con este texto u otro similar: "QUIERO QUE SE PROHIBA EN ESPAÑA EL CULTIVO Y EL CONSUMO DE PRODUCTOS TRANSGÉNICOS, ADEMÁS DE QUE SE ESPECIFIQUE CLARAMENTE EN LOS ETIQUETADOS QUE PRODUCTOS SON TRANSGÉNICOS".
3.- Difunde este blog y cualquier noticia al respecto.
4.- Envía un correo a las principales productoras comunicándoles tu decisión (se facilitarán los correos).
5.- Envía un correo a las principales cadenas de supermercados (se facilitarán correos).
7.- Envía correo a los diferentes partidos comunicándoselo.
7.- Usa el boca a boca tradicional y las redes sociales.
8.- Infórmate.
7.- Aportando cada uno un granito no transgénico nos daremos cuenta de lo fácil que es. Está en nuestras manos.
¡VAMOS A ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO!
¡QUÉ NO LES QUEPA DUDA!


jueves, 18 de noviembre de 2010

Argentina. Antibióticos y cultivos transgénicos: Una amenaza a la Salud Publica


Vía Blog del Proyecto Lemu
Dr. Medardo Avila Vazquez 

Los antibióticos son unos de los instrumentos más útiles de la medicina. Nos permiten tratar con efectividad a las enfermedades infecciosas y hoy todos reconocemos sus ventajas. Sin embargo el uso intensivo genera presión ecológica sobre el ambiente bacteriano, la desaparición de bacterias sensibles a los antibióticos y el surgimiento de gérmenes con capacidad de sobrevivir en su presencia que generan infecciones más agresivas y peligrosas.

Este proceso, conocido como de “resistencia a los antibióticos”, es un tema de preocupación medica central en todo los ámbitos de la salud.

Por otro lado, la Industria Biotecnológica que sustenta el agronegocio mundial, produce semillas transgénicas a través de procesos de manipulación genética en los que, por microbombardeo de partículas, incorpora al genoma de algunas plantas genes específicos de utilidad para la producción agroindustrial. Pero para poder testear la efectividad de estas manipulaciones injerta también “genes marcadores”, es decir trocitos de ADN que generaran un efecto posible de detectar en el laboratorio. De esta manera se logra detectar, como ser, que un lote de ½ toneladas de maíz ha sido efectivamente modificado en un porcentaje mayor al 75% de sus semillas y puede ser comercializado como maíz transgénico.

El problema es que generalmente usa como marcadores a genes bacterianos de resistencia a antibióticos, ya que fácil y económicamente se pueden testear a través de técnicas bacteriológicas.

En forma incomprensible nos encontramos de pronto que miles y miles de hectáreas son cultivadas con semillas a las que se injertó los temibles genes de la resistencia a antibióticos, genes que pueden transmitirse por mecanismos de transferencia horizontal a otras bacterias y ocasionar la perdida de la efectividad en la mayoría de nuestros mejores antibióticos. Incluso en Alemania investigadores de la Universidad de Jena detectaron estos genes de resistencia a antibióticos en el polen de las patas de las abejas y en la miel producida por las mismas.

Alimentos transgénico conteniendo estos genes, en el intestino humano, entran en contacto con una gigantesca flora bacteriana donde ocurren fenómenos de transmisión de material genético ampliamente reconocido por los médicos.

Son intensos los esfuerzos de las Facultades de Medicina para inculcar en nuestros alumnos la utilización racional de medicamentos, sobre todo de antibióticos. Pero es muy desalentador reconocer que el 95% del cultivo de maíz, que cubrió 3.600.000 hectáreas de superficie argentina en la ultima campaña, tanto en las variedades de Monsanto, como de Sygenta o de Novartis contiene el gen de resistencia a penicilina y ampicilina; y que las 400.000 ha. sembradas de algodón transgénicos diseminan dos, no uno si no dos, genes de resistencia a antibióticos aminoglucócidos.

Estos antibióticos son de altísima utilidad para muchísimas enfermedades, como tuberculosis o infecciones invasivas intrahospitalarias, pero a través de este proceso se dilapida su capacidad biológica médica.

Las empresas farmacéuticas no consideran este efecto colateral sobre las herramientas de la medicina actual. Les queda abierta la posibilidad comercial de desarrollar nuevos antibióticos muchos más caros que acentuaran la inequidad sanitaria y aumentaran sus ganancias.

Esta verdadera amenaza a la salud pública solo es cuestionada en Europa; donde países como España, sumamente permeable al interés de la industria concentrada, son duramente cuestionados por permitir extensos cultivos que usan marcadores bacterianos en papas y tomates. En nuestro país la autoridad sanitaria sigue ausente en todos los temas que incluyen los efectos sanitarios de las malas prácticas ambientales que permite el estado nacional.

Existen otras técnicas para marcar la transgénia, seguramente más costosas y complejas; nuestro gobierno debe prohibir la utilización de estos genes de resistencia a antibióticos para resguardar la capacidad terapéutica de los mismos.

El Dr. Medardo Avila Vazquez es Coordinador de 1º Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados. Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Córdoba.
(especial para ARGENPRESS.info)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada