PARA ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO:

1.- No consumas ningún maíz que no diga claramente que no es transgénico.
2.- Envía un correo al Ministerio de Medio Ambiente con este texto u otro similar: "QUIERO QUE SE PROHIBA EN ESPAÑA EL CULTIVO Y EL CONSUMO DE PRODUCTOS TRANSGÉNICOS, ADEMÁS DE QUE SE ESPECIFIQUE CLARAMENTE EN LOS ETIQUETADOS QUE PRODUCTOS SON TRANSGÉNICOS".
3.- Difunde este blog y cualquier noticia al respecto.
4.- Envía un correo a las principales productoras comunicándoles tu decisión (se facilitarán los correos).
5.- Envía un correo a las principales cadenas de supermercados (se facilitarán correos).
7.- Envía correo a los diferentes partidos comunicándoselo.
7.- Usa el boca a boca tradicional y las redes sociales.
8.- Infórmate.
7.- Aportando cada uno un granito no transgénico nos daremos cuenta de lo fácil que es. Está en nuestras manos.
¡VAMOS A ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO!
¡QUÉ NO LES QUEPA DUDA!


miércoles, 29 de diciembre de 2010

Transgenicos? No gracias

En octubre del año pasado, pocos meses después de una reunión de Calderón con el director de Monsanto, el gobierno federal autorizó 15 solicitudes para realizar experimentos con maíz transgénico en los estados de Sinaloa, Sonora y Tamaulipas rompiendo una moratoria de más de 11 años. Nueve de los permisos fueron para Monsanto y seis para Dow Agro Science, para “probar” algunas semillas resistentes a herbicidas y a plagas en 12.7 hectáreas.
En 2010, sin tener los resultados de su supuesta experimentación, el gobierno aceptó otra veintena de solicitudes de las mismas trasnacionales, a las cuales se agregó Syngenta. Las nuevas solicitudes pretenden ocupar más de mil hectáreas.
A pesar que México dispone de tecnologías que le permiten resolver los problemas de producción sin poner en riesgo la variedad de maíces nativos, ni la salud de los consumidores ni el medio ambiente, el gobierno decidió apostar por Monsanto, respondiendo más a intereses particulares que al bien público, porque no hay razones legales ni científicas ni productivas o éticas para otorgar los permisos de siembra experimental de maíz transgénico en ninguna entidad pues en todo el territorio nacional existen razas nativas de maíz.
En cambio Monsanto sí tiene sus razones: se estima que en caso de que la siembra comercial de maíz transgénico se apruebe, el mercado nacional podría arrojarle a esa trasnacional ganancias cercanas a los 400 millones de dólares al año. Pero entonces las variedades nativas estarían condenadas a desaparecer por la contaminación transgénica.
Hay evidencia de que en al menos 15 estados de la república se ha reportado la presencia de contaminación transgénica. Uno de los estudios más conocidos fue el realizado por el científico Ignacio Chapela, publicado en noviembre de 2001. Chapela documentó la presencia de maíz transgénico en Oaxaca, hecho confirmado meses más tarde por varios investigadores mexicanos. El caso desató una fuerte polémica ya que ni siquiera las restricciones legales impuestas por el gobierno mexicano pudieron impedir la presencia de transgénicos en zonas consideradas como centro de origen del maíz. Imaginemos lo que ocurrirá cuando se autorice la siembra comercial.
En ningún país del mundo, siendo centro de origen y diversidad, se ha aprobado la liberación de materiales transgénicos a campo abierto. Lo que está pasando en México es un atentado en contra de la seguridad alimentaria de toda la humanidad.
http://ping.fm/2W8cp
via Ping.fm
Vía globalcomercio's posterous

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada