PARA ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO:

1.- No consumas ningún maíz que no diga claramente que no es transgénico.
2.- Envía un correo al Ministerio de Medio Ambiente con este texto u otro similar: "QUIERO QUE SE PROHIBA EN ESPAÑA EL CULTIVO Y EL CONSUMO DE PRODUCTOS TRANSGÉNICOS, ADEMÁS DE QUE SE ESPECIFIQUE CLARAMENTE EN LOS ETIQUETADOS QUE PRODUCTOS SON TRANSGÉNICOS".
3.- Difunde este blog y cualquier noticia al respecto.
4.- Envía un correo a las principales productoras comunicándoles tu decisión (se facilitarán los correos).
5.- Envía un correo a las principales cadenas de supermercados (se facilitarán correos).
7.- Envía correo a los diferentes partidos comunicándoselo.
7.- Usa el boca a boca tradicional y las redes sociales.
8.- Infórmate.
7.- Aportando cada uno un granito no transgénico nos daremos cuenta de lo fácil que es. Está en nuestras manos.
¡VAMOS A ACABAR CON EL MAÍZ TRANSGÉNICO!
¡QUÉ NO LES QUEPA DUDA!


martes, 3 de mayo de 2011

Especialistas cuestionan ventajas de maíz transgénico para pequeños agricultores

Carlos Quispe, agricultor
William Vivanco, asesor del Ministerio de Agricultura
Antonietta Gutiérrez,experta en biotecnología de la Universidad Agraria y
Crisólogo Cáceres, presidente de Aspec y
Rafael Rojas, ingeniero agrónomo
  • cuestionan las ventajas del maíz transgénico y cultivos similares para los pequeños agricultores.
  • Carlos Quispe afirma que los agricultores de edad no se preocupan por los transgénicos: el desconocimiento los hace inmunes al debate en el Perú. Pero sus colegas contemporáneos sí lo conversan, comprenden que el maíz BT es un maíz transgénico, libre del acecho de las larvas, y llegan a una conclusión:
  • “Nadie ha sembrado transgénico por acá, no se conoce, entonces no se arriesga. ¿Cómo será su producción y cómo afectará a las personas?”.
  • El maíz que cosecha Quispe, como en otras zonas de la costa sur y norte del país, es el amarillo duro. Es ese, pero modificado genéticamente, el que se pretende sembrar en el Perú.
  • Además del algodón y la soya transgénica. Según Aduanas, las importaciones de este maíz aumentaron 40% en el 2010: en total sumaron US$ 432,3 millones (1,9 mil toneladas). El Perú importa el 70% del maíz amarillo duro para la industria avícola e industria alimentaria (cereales, por ejemplo).
  • William Vivanco defiende el ingreso de maíz transgénico. “Este cultivo incrementará la productividad de los agricultores. Hay mucho potencial en la sierra central y la costa norte”, afirma.
  • El Minag señala que existen alrededor de 280 mil hectáreas de maíz cultivado; 183,9 mil corresponden al amarillo duro. “Estamos en menos de 5.000 kilos por hectárea. Con los transgénicos podrían llegar a 8.000 kg. Con 400 mil hectáreas sembradas de maíz en la costa, podríamos abastecernos de maíz amarillo duro”, afirma.
  • Crisólogo Cáceres,presidente de Aspec, da otra alternativa pues considera que  “Las avícolas podrían alimentar a sus animales con cultivos no transgénicos”.
  • Mario Acosta, director ejecutivo del Instituto Rural Valle Grande, en Cañete, señala que “la demanda del maíz en la industria avícola es alta, le falta por cubrir el 50%, por lo que tiene que importar. Pero es un problema de las avícolas, no del agricultor”, ¿porqué agricultores como Quispe tendría que dejar el cultivo de sus maíces híbridos que le son rentables y pasarse al maíz transgénico?
  • Con un estudio de los años 90 sobre híbridos de maíz y planos de fertilización, se pasó en unos años de producir seis a diez toneladas por hectárea. Una cifra que no se ajusta a la del Minag. Y sin hacer mayores cambios e inversión.
  • “No tiene sentido meter algo que reducirá el uso del insecticida cuando puede tener un efecto negativo al contaminar otras variedades. Se podría mejorar el rendimiento del maíz solo con inversión".
  • El transgénico no hace falta. Si hay un cruce, se pierde la calidad de un maíz como el morado o el de Urubamba. Por eso nos sorprendió el decreto del Minag. Hay puntos pendientes: salud pública e impacto en la biodiversidad”, agrega.
  • Antonietta Gutiérrez, indica que “las semillas transgénicas benefician a los agricultores que tienen amplias tierras y capital, quienes terminan comprando las chacras de los pequeños agricultores. Nuestro fuerte es la biodiversidad, no cultivos masivos. No podemos competir con praderas de Brasil o EE.UU.”, resalta
  • Rafael Rojas, advierte que “el maíz transgénico no solo es consumido a través del pollo: mira la abeja. ¿Qué te parecería consumir polen transgénico?”, dice.
  • Pero no es solo eso. El maíz resulta rentable para Quispe no solo por su grano: la chala y la coronta se venden como forraje de ganado. En otras palabras: habría leche y carne de un animal alimentado con producto transgénico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada